Fem unes Festes de Menorca com Déu mana

“Aigua-ros”

El perfume de Menorca

La bienvenida a los asistentes

El “aigua-ros” o agua de rosas de Menorca, es un resultante del destilado de los pétalos de rosa y otras hierbas aromáticas como la albahaca, durante la fabricación de la esencia de rosas, y forma parte de la tradición la repartición de este aroma celestial sobre las cabezas de los asistentes.

El origen de esta tradición profana se remonta a la época musulmana de Menorca, en la que se utilizaba, por parte de los musulmanes menorquines, el “aigua-ros” para dar la bienvenida en las casas, como símbolo de hospitalidad regando las cabezas de sus huéspedes con este aroma purificador envasado en las “morratjas”, el pequeño cántaro de cristal. Esta tradición profana de origen musulmán fue incluida en el ritual litúrgico cristiano durante la Edad Media.

El ritual litúrgico cristiano del “aigu-ros” es una celebración de importancia mayor y que conmemora un hecho muy importante para la fe, la tradición y el pasado histórico de Menorca, este hecho es vivido con gran solemnidad religiosa y respeto además de un profundo sentido de celebración litúrgica que solamente se produce en las fiestas de patronales de Menorca  durante la “Missa de Caixers” y al finalizar las “Completes“, exceptuando las fiestas de Sant Joan.

Al “aigua-ros” se le atribuyen propiedades curativas, y muchos son los asistentes menorquines que desean ser bendecidos con esta agua de rosas por los “caixers” más jóvenes de las fiestas, que usan este acto para realizar la recolección para contribuir a la financiación de las fiestas.

La melodía

Los “caixers” más jóvenes durante el repartimiento del “aigua-ros” suelen ir acompañados por el “fabioler” que interpreta la melodía solo con el “fabiol” y sin el tambor.

espai

S’Aigua-ros dóna sort per tot l’any

El “Aigua-ros” te da suerte para todo el año