Fem unes Festes de Menorca com Déu mana

Canya verda

Otra de las costumbres más antiguas, que tenemos constancia en los diferentes archivos, es la entrega de una Canya Verda a los ganadores de las corridas de caballos, mulas y asnos. Su significado viene a decir “Llarga Vida”, o dicho de otra manera, “Per Molts d’Anys”. una preciosa dicha de nuestro refranero popular dice: ‘A cent anys, canya verda’, a día de hoy se mantiene la costumbre que cuando una persona cumple los cien años, regalarle una caña verde como signo de longevidad.

Quizás el hecho de entregar una caña verde lo encontramos en el hecho de ser una planta que vive muchos años y que la que encontramos en muchos lugares de la isla, pero sobre todo, en las zonas húmedas como torrentes, balsas y albuferas.

Las cañas verdes se utilizaban asimismo en las calles, como el punto visible del final de una carrera, donde el caballero, si tenía suficiente habilidad, la tenía que coger al galope, o también, para adornar las fachadas de las casas y los altares de parroquias y ermitas.

Finalmente, recordar que se entregaba una cuchara de plata atada a una caña verde sólo se hacía en los juegos y carreras que se celebraban durante las fiestas patronales o fiestas mayores, a día de hoy y desde la década de los años setenta del pasado siglo, casi todos los pueblos las entregan cuando termina el segundo ‘Caragol’ o ‘jaleo’, el mediodía de la fiesta grande y también en las carreras que algunos pueblos todavía mantienen.

Francesc Carreras i Catchot, documentalista