Fem unes Festes de Menorca com Déu mana

“Caragols”

La cabalgata

Hileras con más de 100 caballos

Es de costumbre en las Fiestas de Menorca ver interminables hileras de caballos en los centros históricos de los pueblos y ciudades que componen los municipios de la isla. Pues durante el transcurso de la festividad patronal del pueblo, la cabalgata debe desplazarse de un emplazamiento a otro para seguir con el protocolo establecido para el correcto desarrollo de los actos lúdicos y religiosos. En algunas ocasiones, las costumbres y el protocolo marcan la cantidad de vueltas que debe dar la cabalgata por la misma ubicación, creando así, unos circuitos a los que se les llama “caragol“.

Durante el transcurso de los “caragols”, uno de los eventos con mayor participación de los espectadores de todas las edades, se puede ver como los caballos ejecutan el “bot” al ritmo de la banda de música, como entran y salen los jinetes montados sobre sus caballos por las puertas de las casas, casas a las que han sido invitados por los anfitriones, en las que una vez dentro del vestíbulo saludan a los anfitriones con un “bot” y persiguiendo a las personas de su interior con el caballo. También es una ocasión especial para los más pequeños de la casa, pues el “caixer” se acerca con el caballo a las ventanas donde estan los niños, y el caballo con un gesto de cercanía, agacha la cabeza para que los niños puedan tocar la estrella que lucen en la frente. Éstos mismo anfitriones de las casas y cocheras son los que también proporcionan comida y bebida a los caballos durante el “caragol”.

Los “caragols” de Ciutadella de Menorca

Los “caragols” más conocidos son los de Ciutadella de Menorca, durante Sant Joan, pues en ellos se hacen 3 vueltas por costumbre, aunque en algunas ocasiones el “Caixer Senyor” puede decidir dar una vuelta más o una vuelta menos, según el tiempo del que dispongan para el correcto transcurso del protocolo marcado.

  • Caragol d’es Born“:
    Una vez reunidos el “fabioler”, el “caixer Senyor”, el “caixer Casat” y “sa capellana” los caballos avanzan juntos hacia a la ermita de Sant Joan y saltan al ritmo de la música del Jaleo.
  • Caragol de Santa Clara“:
    los “cavallers” montados en sus caballos pasean por las calles del centro de Ciutadella entrando en la casas hasta llegar al monasterio de Santa Clara para visitar a las monjas y pedirles que no ocurra ninguna desgracia.
  • Caragol de ses Voltes“:
    Actualmente es un “caragol” que ocurre una vez disponen de la “canya verda” que se les ha entregado en el molí de les Roques Llises (“molí des Cavallirus”) como tarjeta de invitación a la bebida del “caixer Senyor” donde tomarán “coca amb xocolata i aigu fesca”, aunque hace años era el lugar donde se hacian las carreras.
  • Caragol d’es Pla“:
    Se produce antes y después de los “Jocs d’es Pla”.

El “caragol” también ocurría en el resto de municipios de Menorca, pero a partir de la introducción de las bandas de música en las fiestas, acompañando a los caballos, estos empezaron a saltar y a realizar piruetas en las calles y en las plazas, lo que acabó convirtiéndose en lo que, hoy en día, conocemos como el Jaleo. Con el paso de los años, esta evolución del “caragol” se ha convertido en el evento principal de las fiestas de Menorca, exceptuando el municipio de Ciutadella de Menorca, que sigue con la tradición del “caragol” en su pura esencia.

El “caragol”, el origen de las Fiestas de Sant Joan de Ciutadella de Menorca.