Fem unes Festes de Menorca com Déu mana

Cullereta d’argent

En los libros de cuentas de las Cofradías del siglo XVI de la isla, ya se citan los gastos que ocasionaba la adquisición de Cucharas de Plata, las cuales eran entregadas a los jinetes ganadores en las carreras de caballos que se celebraban en las calles de los pueblos. En el argot popular de siglos atrás, las cucharas recibían el nombre de ‘joyas’ que quería decir, premio.

Al menos desde la Edad Media, la entrega de una cucharilla de plata o ‘sobredorada’ venía a significar el deseo de que en una casa no faltara la comida. Asimismo, el hecho de que un joven campesino o artesano humilde ganara una cuchara en los diferentes juegos y carreras a caballo, era en cierto modo señal de comparación entre clases sociales, recordemos que hasta a finales del s. XIX, la gente más modesta comía con cuchara de madera, y la más acomodada, empleaba la de metal.

F. Xavier Martín, professor i membre de l’IME